QUIÉNES SOMOS Y CUÁL ES NUESTRA MISIÓN

Nuestro propósito es exhibir la nueva clase social creada en Venezuela a partir de la “Revolución Bolivariana”, la cual predicaba el socialismo y la igualdad; y que afirmaba que “ser rico es malo”. Desde aquí podrán ver quiénes son los corruptos y enchufados del régimen que componen esta nueva casta social, conocida como la “boliburguesía”, y los esquemas de corrupción que han realizado a lo largo de estos últimos veinte años, signados de hambre y miseria para el pueblo venezolano.

Las últimas casi dos décadas de la historia contemporánea venezolana, han representado el desvalijamiento más grande y grosero de la riqueza pública. Boliburgueses, bolichicos, enchufados, testaferros y altos funcionarios del Gobierno, les robaron a los venezolanos su derecho de satisfacer hasta sus necesidades más básicas, y lo que es aún peor, su futuro. A los venezolanos nos secuestraron e hipotecaron nuestro presente y futuro.

En este período de la “Revolución Bolivariana”, Venezuela ha enfrentado los índices más altos de inflación; escasez de alimentos, medicinas y productos; desnutrición; insalubridad; inseguridad; y corrupción; entre otros. Por tan solo mencionar un indicativo, Transparencia Internacional calificó a Venezuela como el país más corrupto de la región latinoamericana, ubicándolo en el puesto 166 de un total de 176 países, con una calificación de 17 sobre 100.

Nuestra misión es exhibir a esta nueva clase social surgida en plena “Revolución Bolivariana”, una clase social mejor conocida como la boliburguesía. Aquí podrán encontrar quiénes son los boliburgueses, bolichicos, enchufados y testaferros del régimen venezolano, en conjunto con los actos y esquemas de corrupción que han realizado a lo largo de estos últimos casi veinte años. Asimismo, podrán apreciar las conexiones que existen entre ellos para entender la facilidad con la que se les presentan sus proyectos delictivos.

La Situación Venezolana

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señaló recientemente en un artículo publicado por Analítica que Venezuela fue el único país de la región suramericana que experimentó la mayor alza en subalimentación, al aportar 1,3 millones de los 1,5 millones de nuevas personas con hambre en Suramérica entre 2014 y 2016, respecto del bienio previo. Es decir, solamente en Venezuela reside el 86,6% del hambre de la región suramericana, en el país con las mayores reservas pretroleras.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional, en un artículo publicado por El Nacional, indicó que la economía venezolana sufrió una contracción acumulada de 44,6% entre 2014 y 2018, y que para el año en curso, se contraerá un 12% adicional. A su vez, señaló que la inflación de este año 2017 se ubicará en unos 625,7% y proyectó que en 2018 ese índice será de 2.349,3%. El único país de la región con una contracción de dos dígitos y con una inflación de 3 dígitos que pareciera alcanzar próximamente, los 4 dígitos.

En materia de salud, la ONG venezolana Cáritas indicó que el 35,5% de los niños pobres en el país, de cero a cinco años, presentan desnutrición. El Observatorio Venezolano de Salud (OVS) ha venido señalando la aparición y el aumento de casos de enfermedades erradicadas hace décadas como la tuberculosis, la difteria, fiebre amarilla, entre otros.

 La escasez de medicinas y material quirúrgico alcanzó el 90% durante el mes de septiembre, según la ONG Convite A.C.Mientras tanto, mujeres embarazadas se han visto forzadas a dar a la luz en las condiciones más inhumanas posibles, añadiendo que tampoco se posee la cantidad necesaria de incubadoras para colocar a los bebés recién nacidos, optando por meterlos en cajas de cartón. A su vez, recientemente, un artículo publicado por el PanAm Post relataba cómo los hospitales públicos del país no se encontraban aptos para personas con deficiencias cardíacas, dado el pobre estado de los equipos médicos.

 

 

En cuanto a la educación, padres se han visto forzados a retirar a sus hijos del colegio sea por el alto costo de los útiles escolares, la necesidad de que éstos salgan a trabajar o buscar comida, o sea porque en plenas actividades académicas se han desmayado debido a la desnutrición. Se calcula el ausentismo escolar diario en un 20%, sin mencionar las consecuencias que una mala alimentación tendrá para el desarrollo educativo de los estos niños y lo que ello significa para el futuro de la nación.

Los Casos de Corrupción Más Escandalosos

Todo lo anterior viene como consecuencia de una misma causa: la corrupción. Asimismo, en este período de la “Revolución Bolivariana” se han amasado los casos de corrupción más alarmantes y escandalosos de, quizá, toda la historia latinoamericana. Entre ellos:

El caso de PDVAL, mejor conocido como “Pudreval”, que refiere al hallazgo de miles de toneladas de alimentos con fecha de caducidad expirada en los puertos de Venezuela a mediados del año 2010. Se trató de la importación de alimentos realizada durante el gobierno de Hugo Chávez bajo subsidios a través de la empresa estatal PDVAL. Fuentes del Gobierno totalizaban 130.000 toneladas de alimentos afectados, aunque la oposición informó que eran 170.000 toneladas. Ahora aportamos más del 86% del hambre a la región suramericana, porque los funcionarios del Gobierno y su nueva clase social, se dedicaron a estafar y desfalcar al pueblo venezolano, a costa de sus propias vidas.

En el año 2016, en una entrevista realizada por Reuters a dos de los ex ministros del gobierno de Hugo Chávez, Héctor Navarro y Jorge Giordani, denunciaron la malversación de unos 300.000 millones de dólares durante la última década, a través del sistema de control cambiario del país, representado en sus diversas denominaciones: CADIVI, CENCOEX, DICOM, SITME, etc. Esa cantidad de dinero, según especialistas, es suficiente para levantar a países en situación de pobreza.

A lo anterior se le podría sumar que la estatal petrolera, PDVSA, tras ser la cuarta empresa petrolera más importante del mundo, pasó a ser la caja chica del régimen de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Según AFP, Petróleos de Venezuela perdió 11.000 millones de dólares durante los once años de gestión del ex ministro de Energía y Petróleo y el otrora presidente de PDVSA, Rafael Ramírez.

Luego está el caso del programa de alimentación llevado a cabo por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, mejor conocidos como los CLAP, los cuales, tras la denuncia realizada por el diputado opositor, Carlos Paparoni, se conoció que la corrupción detrás de este programa, traducido en un esquema de sobreprecio en toda la cadena de importación hasta su venta, le ha costado al Estado venezolano más de 200 millones de dólares.

Y entre los escándalos más recientes, se encuentra el involucramiento de Venezuela en el caso de corrupción latinoamericano más grande, el de la empresa brasilera, Odebrecht, siendo el país el que más participó en distintos esquemas de corrupción con la constructora. El presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, el diputado Juan Guaidó, señaló que Venezuela habría perdido unos 22 millardos de dólares en contratos y sobornos ligados con la empresa Odebrecht, mencionando la existencia de más de una decena de obras inconclusas desde hace unos 11 años, como el caso del segundo puente sobre el Lago de Maracaibo, el Río Orinoco, la línea del Metro a Los Teques, estado Miranda, entre otros.

A su vez, la ex fiscal general de la República, ahora perseguida y exiliada política, reveló recientemente declaraciones realizadas por el ex presidente de la empresa brasilera, Euzenando Acevedo, en las que afirmaba que el actual presidente de la República, Nicolás Maduro, habría recibido unos 35 millones de dólares para el financiamiento de su campaña presidencial en el año 2013.

Finalmente, entre una interminable lista de actos de corrupción, desvalijamiento de las arcas de la nación, actos vandálicos, etc., se encuentra también los diversos casos de los boliburgueses y bolichicos. Hombres y mujeres que se aprovecharon del descalabre institucional del país y de la corrupción promovida por el alto gobierno, para ellos también hacerse con una fortuna, producto de la aplicación de los tradicionales esquemas de corrupción como la adquisición de las divisas preferenciales, el sobreprecio, el lavado de dinero, el narcotráfico, entre otros.

Entre los que más destacan entre esta nueva casta social, nacida de la “Revolución Bolivariana” son los implicados en la empresa Derwick Associates, que tras vender a sobreprecios máquinas para el sistema eléctrico venezolano o nunca entregar los productos por los cuales se realizó un pago, se hicieron una fortuna y ahora poseen  millones de dólares en cuentas fuera del país, libre de escrutinio público y con lujosos apartamentos ubicados entre las ciudades de Nueva York y Madrid.

Denuncia a un Enchufado